Oaxaca y el PED2016-2022 por Marco Antonio Baños / @oradornacional

LECCIONES CONSTITUCIONALES

Desde el Primer informe de Gobierno en Oaxaca del 2016-2017, los Oaxaqueños supimos que el Gobierno del Estado tiene el firme propósito de instrumentar una estrategia de desarrollo capaz de transformar y mejorar la calidad de vida de todas las familias oaxaqueñas. Para lograrlo, en los primeros meses se definió una hoja de ruta, a través del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, que mediante la conjunción de esfuerzos del gobierno y la sociedad, permita que la entidad supere las condiciones de rezago y marginación social que aún prevalecen y se inserte en una nueva dinámica de crecimiento, desarrollo y prosperidad. Falta un año para evaluar el cumplimiento de este PED 2016-2022.

La meta de esta Administración es lograr un Oaxaca con mejores condiciones de vida, dentro de un ambiente de seguridad, transparencia, legalidad y participación ciudadana. 

En este sentido, la estrategia se enfoca en generar mayores oportunidades de desarrollo en las ocho regiones de la entidad, mediante la integración de un piso mínimo social, que sumado al desarrollo de la infraestructura de la entidad, permita brindar acceso a toda la población a mayores niveles de bienestar, como base fundamental para impulsar la integración de la entidad a una economía más justa, productiva y competitiva en el mediano plazo. 

El Primer Informe de Gobierno, presentó el balance de la actual Administración en su primer año de gestión, los avances de las principales estrategias y programas y los resultados obtenidos del 1° de diciembre de 2016 al 30 de septiembre de 2017; así como las líneas de prospectiva a cierre de año, cuando la información institucional y la evolución de las políticas y programas así lo permitan. Para este 2021 muchas cosas faltaron, pero para el 2022 se necesita cumplir cada estrategia planteada desde el inicio. 

Es necesario mencionar que en diciembre de 2016 se recibió una Administración que guardaba una situación financiera, administrativa y operativa altamente comprometida y disfuncional. La deuda pública, por ejemplo, se entregó en situación de alerta, particularmente en el indicador que mide la falta de capacidad de pago para los adeudos de corto plazo, mismo que se ubicó en el nivel más alto a nivel nacional. 

En este mismo contexto, resalta que no se emprendieron ajustes estructurales para salvaguardar la viabilidad financiera, administrativa y operativa del aparato gubernamental. Aspectos tan sensibles, como el contar con un sistema estatal de pensiones y jubilaciones robusto, sostenible y transparente, o desarrollar los sistemas de evaluación institucional que permitan la mejor toma de decisiones, no sólo se aislaron de la agenda pública estatal, sino que generaron omisiones por indefinición, propiciando situaciones de riesgo y de mayor vulnerabilidad. 

En resumen, esta Administración reordenó la administración pública estatal e iniciar el desarrollo de una nueva cultura del quehacer público, capaz de modernizar la función pública de nuestra entidad y crear nuevos canales de comunicación con la sociedad civil y los distintos grupos y sectores que enriquecen la vida política, económica y social de Oaxaca. 

Se ha trabajado para construir los cimientos de un gobierno más eficiente, basado en resultados, que haga de la transparencia y la rendición de cuentas los principales valores del servicio público de Oaxaca. 

Durante la etapa de campaña electoral establecidos 696 compromisos con la ciudadanía oaxaqueña; esta Administración trabaja para tener un gobierno más cercano a la gente, que canalice de mejor manera las demandas más sentidas de su población.  Oaxaca sufrió los efectos devastadores de fenómenos naturales sin precedentes. 

A pesar de este difícil capítulo, Oaxaca está en pie, pues somos un pueblo unido, con gente más grande que su propia historia y esto nos compromete aún más como servidores públicos. La transformación de Oaxaca sólo se logrará mediante el trabajo conjunto de todos los sectores que componen la sociedad. 

Uno de los mayores compromisos de este Gobierno es devolverle el prestigio a la función pública, pues Oaxaca merece las oportunidades para crecer y desarrollarse; y es aspiración de esta Administración lograr los objetivos que se propone. 

El sueño posible es un Oaxaca próspero e incluyente, donde la ley impere, del que las futuras generaciones se sientan orgullosas, a la altura de la grandeza de su historia, de su cultura y sobre todo de su gente. Juntos construimos el cambio. 

Con esto acotó el primer informe el Gobernador Constitucional del Estado de Oaxaca Alejandro Murat Hinojosa. Este Primer Informe de Gobierno está estructurado en cinco grandes ejes rectores, afines al Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022: 1) Oaxaca Incluyente con Desarrollo Social; 2) Oaxaca Moderno y Transparente; 3) Oaxaca Seguro; 4) Oaxaca Productivo e Innovador; y 5) Oaxaca Sustentable. 

Ejes que reflejan la visión con la cual se ha trabajado desde el inicio de esta Administración. Se presentan también las tres políticas transversales que se llevan a cabo en cada una de las dependencias y entidades estatales: 

1) Respeto e inclusión de pueblos indígenas; 2) Protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes; 3) Igualdad de género. Estos ejes rectores y las políticas transversales contenidas, tienen la finalidad de atender las necesidades sociales y económicas de cada uno de los sectores de la población para construir un Oaxaca que asegure a todas las familias del estado un clima de legalidad y prosperidad. No es visible una evaluación actual, sin embargo es materia de discurso para que la exponga un proximo gobernante.

El Gobierno del Estado de Oaxaca ha puesto las miras en alto para iniciar la ejecución de una nueva estrategia de desarrollo que en su seis años, logre transformar la condición social, económica y humana de nuestra entidad. El objetivo es mejorar de forma significativa la calidad de vida de las familias oaxaqueñas y heredar a sus nuevas generaciones una plataforma de impulso más sólida, con los elementos necesarios para asegurar un mayor progreso y un mejor porvenir. 

El Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022 ( 2016-2022) necesita cumplirse, es el resultado de un proceso de participación incluyente, que recoge las necesidades y las aspiraciones de las y los oaxaqueños a través de la amplia participación ciudadana reflejada en las propuestas y demandas expresadas en once foros sectoriales, ocho foros regionales y un foro virtual, que incluyó la colaboración de representantes de los sectores social, privado, académico y público. Este ejercicio de pluralidad ciudadana contó con la deliberación de cinco mil personas de las ocho regiones del estado, quienes presentaron más de 1,300 propuestas que fueron analizadas y aprovechadas por esta Administración para la integración del documento final. 

El PED 2016-2022 está estructurado en cinco ejes rectores: 1. Oaxaca incluyente con desarrollo social, que tiene por objetivo mejorar la calidad de vida y garantizar el acceso a los derechos sociales de toda la población. 2. Oaxaca moderno y transparente, que busca tener un estado fuerte, honesto, de principios y valores, cohesionado y competitivo. 3. Oaxaca seguro, que está enfocado en generar una sociedad segura, mediante la protección de su ciudadanía, la prevención del delito y el respeto de los derechos humanos.4. Oaxaca productivo e innovador, cuyo fin es potenciar el desarrollo de todos los sectores económicos a través del empleo y la inversión nacional e internacional. 5. Oaxaca sustentable, que busca conservar y preservar las riquezas naturales y culturales de nuestra entidad. 

Reconociendo la diversidad cultural y social del estado, el PED 2016-2022 además considera tres principales políticas transversales:  La reducción de las brechas de género; la protección de los derechos de niñas, niños y adolescentes; y el respeto a los pueblos indígenas y la comunidad afromexicana. 

Hace falta construir un Oaxaca más seguro para las familias, donde las inversiones concurran con certidumbre, en una atmósfera de apego al estado de derecho; un Oaxaca en el que se logre construir un piso mínimo para el desarrollo social y humano de todas y todos los oaxaqueños, que garantice su acceso a la salud, la educación y a la infraestructura social básica de calidad, sin distinción de su género, religión u origen; un Oaxaca donde cualquier persona, por el sólo hecho de proponérselo, pueda aspirar a un desarrollo económico bajo condiciones de mayor igualdad. 

En cumplimiento del artículo 26 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el artículo 20 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, y los artículos 26, 31, 32, 33 y 34 de la Ley de Planeación de la entidad, el Gobierno del Estado presenta en este documento, la guía de las funciones de gobierno durante los seis años quedando pendiente uno de gobierno. 

En suma, queda un año en la ruta de transformación de Oaxaca. Reconociendo las carencias que aún enfrenta Oaxaca en múltiples dimensiones, es necesario advertir que la transformación no será rápida ni sencilla, y que el cumplimiento del compromete al más alto nivel al Poder Ejecutivo del Estado, pero también requiere de la suma de corresponsabilidad, trabajo y esfuerzo del Poder Legislativo, el Poder Judicial, los municipios, el sector privado, el medio académico y las organizaciones ciudadanas. Es tiempo de honrar la historia de Oaxaca cumpliendo a cabalidad el PED 2016-2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: