#VirueladelMono ¿Qué se sabe hasta ahora de la enfermedad y los contagios? / #AsíSomosNoticias

Routers

Mucha información corre sobre la viruela del mono, pero ¿qué es exactamente esta viruela, cómo se originó y cuál es su tratamiento? Esto es lo que saben las autoridades 

Los casos de viruela del mono se han expandido por países como Estados Unidos, España, Reino Unido, Australia y Bélgica. Se han registrado más de 100 casos y la expansión de este padecimiento ha preocupado a las autoridades sanitarias.

Muchas imágenes e información circulan por internet sobre este padecimiento, pero ¿qué es exactamente esta viruela, cómo se originó y cuál es su tratamiento? Aquí te lo presentamos.

El origen de la viruela del mono 

La viruela del mono es un padecimiento causado por un virus miembro del género Orthopoxvirus, de la familia Poxviridae. Es una enfermedad originaria de especies animales que generalmente se encuentra en las regiones centrales de África.

Especies como ardillas, ratas gambianas y primates son las que han mostrado susceptibilidad a este virus. Hasta la fecha se desconoce su origen exacto, pero se estudia cómo se mantiene en circulación dentro del ambiente.

El virus se transmite de animales a humanos a través de un contacto cercano con lesiones, fluidos corporales, gotas respirato rias; puede ocurrir también por cercanía con material contaminado, como sábanas o ropa.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la viruela del mono se asemeja a la viruela tradicional y que quedó erradicada en 1980, pero con un nivel menor de contagio y síntomas.

El primer caso de este virus en humanos se identificó en 1970 en un niño originario de la República Democrática del Congo. A partir de ahí los casos se han distribuido en Benin, Camerún, Liberia, Nigeria, entre otros.

Así luce el virus de la viruela del mono en el microscopio

Este padecimiento engloba una serie de síntomas, que duran de dos a cuatro semanas y que si no se atienden de forma oportuna pueden provocar complicaciones médicas.

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza intenso
  • Inflamación de los ganglios linfáticos
  • Dolor de espalda
  • Dolores musculares
  • Falta de energía
  • Erupción en la piel, sobre todo en la cara, extremidades y tronco

La OMS especifica que a nivel histórico la tasa de letalidad de esta viruela es de entre 3% y 6% de los casos registrados, siendo los menores de edad y personas con sistemas inmunes bajos los más susceptibles.

Para saber si una persona presenta este padecimiento es necesario hacer un diagnóstico diferencial para excluir otras enfermedades. La confirmación de la viruela se hace a través de una prueba PCR de una muestra de lesión en la piel.

Tratamientos y vacunas

La OMS sugiere una atención clínica que incluya una nutrición adecuada para controlar las complicaciones y prevenir secuelas. En caso de que las lesiones cutáneas se infecten con bacterias es necesario tratarlas adecuadamente.

La Asociación Médica Europea desarrolló un agente antiviral de nombre Tecovirimat, que ayuda al tratamiento de la viruela del mono, según pruebas realizadas en animales y humanos; sin embargo, no se encuentra en producción masiva.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos tienen referencia de los tratamientos basados en Cidofovir, Brincidofovir e Inmunoglobulina vacunal pero no hay suficiente estudio para demostrar que ayuden con este tipo de viruela.

La vacuna que ayudó con el control de la viruela puede prevenir hasta en 85% la viruela del mono o provocar un cuadro leve de la enfermedad, aunque está solo se encuentra disponible de forma limitada.

La OMS reporta que en 2019 se aprobó una vacuna modificada de la que anteriormente se aplicaba para la prevención de la viruela del simio. Consta de dos aplicaciones, pero también se encuentra limitada.

Los nuevos brotes

Esta semana las autoridades alemanas, que registraron su primer caso de virus del mono, aseguraron que se trata del brote más grande en la región europea. Actualmente se registran más de 100 casos en Reino Unido, España, Portugal y Francia, principalmente.

Los contagios también ya se extendieron a otras regiones, como Estados Unidos y Australia.

Los especialistas aseguran que la prevalencia de este padecimiento no puede durar mucho, ya que los casos se pueden aislar rastreando a los contactos cercanos de un paciente y cuidando la salud de los mismos.

La agencia Reuters reporta que algunos casos de contagio de viruela del mono se han registrado entre personas que mantienen relaciones íntimas con personas del mismo sexo o que se identifican como homosexuales, lo cual podría hacer referencia a que se trate de una Enfermedad de Trasmisión Sexual.

Los especialistas consultados por Reuters aseguran que es pronto para llegar a esta conclusión y resulta hasta “exagerada” la idea de que el origen de los contagios sea este.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: