#Oaxaca, como el Quesillo / #AsíSomosNoticias @alejandromurat


(por EL MERO NITO)

Cuando vi esta imagen, lo primero que me provocó fue risa, sin lugar a dudas este señor tiene una vis cómica involuntaria, cruel pero involuntaria. Después al pensar en la sucesión de hechos, la visita de Andrea Legarreta y parte del elenco del afamado programa misceláneo “Hoy” del Canal de las Estrellas, con la ciudad de Oaxaca hecha un basurero, menos el barrio de Jalatlaco y parte del Centro Histórico que fue donde grabaron, me pregunté ¿Cuánto esta pagando el gobierno del Estado de Oaxaca por la promoción de Alejandro Murat? Porque a estas alturas es la imagen de él, no de la Guelaguetza la que se publicita, ese evento ya no necesita publicidad. Muestra de ello es que los boletos ya hasta están en reventa, carísimos.

Fue entonces cuando entendí esa imagen como una metáfora de lo sucedido los últimos seis años en Oaxaca. Alejandro Murat jamás entendió a Oaxaca, nunca supo descubrir, valorar, atesorar lo que Oaxaca tiene en su gente, en sus comunidades, en su historia, en sus conocimientos ancestrales de la naturaleza, del campo, de las lenguas que en el estado se hablan, de sus cocinas. Y por ello no entiende como deshebrar un quesillo.

Como dice la frase -“en la forma de agarrar el taco se conoce al que es tragón”-, bueno, aquí se le conoció por la forma de deshebrar el quesillo, simplemente no sabe, simplemente lo ignora, desdeña un conocimiento tan cotidiano de los oaxaqueños; él simplemente tomó de Oaxaca lo que le sirvió, tomó lo bonito ignorando las necesidades del estado entero, tomó lo mágico para subirse en esa plataforma, y sobre todo, tomó los recursos a su antojo ignorando las necesidades más apremiantes, justificando obras y acciones de Gobierno. Está de más enumerar todas las carencias, simplemente preguntaría y plantearía lo siguiente: ¿Existe en el estado una obra insigne de la presente administración? No. Las carreteras al istmo y a la costa oaxaqueña llevan más de 20 años en su construcción y fue hasta que entró el Lic. Andrés Manuel López Obrador, que su realización se retomó en forma, así que no es acción del Gobierno del Estado de Oaxaca, cierto es que tuvo que coadyuvar pero no es iniciativa propia.

Así, la imagen fija retumba en mis pensamientos, es una metáfora de lo que es el estado de Oaxaca en manos de alguien como Alejandro Murat, alguien lleno de ambiciones propias sin nada que aportarle a Oaxaca, sin nada que aceptar de Oaxaca, jamás observó una acción tan sencilla como deshebrar un quesillo, y no para llegar a su cocina y hacerlo, no, simplemente por el hecho de poner atención en las acciones cotidianas de sus gobernados. Para los oaxaqueños es básico saber deshebrar y comer quesillo.

Es una lástima para Oaxaca. A los oaxaqueños simplemente nos espera tener un mejor mañana, los oaxaqueños jamás dejaremos de luchar, nunca dejaremos de tener sueños, y nunca, pero nunca dejaremos de celebrar la vida.

Todo esto nos deja una enseñanza: “Al auténtico oaxaqueño, en la forma de deshebrar el quesillo se le reconoce”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: